Aquella idea encondida

En pro de una mejor vida excuso al sereno por ser desigual al cortar los días con navaja , entre que pienso y no, y refugio una idea entre ramas áureas de cognitivismo. Cuando germine, el fin del hombre habrá llegado, dejándome en mi soledad más impactante. Al fin soy libre, quizás será la idea, o desfigurada por los años, quizás sea como una asociación entre el relativismo de nuestra existencia y la creencia en un ser divino que nos chauche con su ojo inextricable, para ver como estamos, o si nos estamos portando mal. Quizás esta idea se representa mejor en la forma de un primate babuino que impone la moral a los solteros de su tropa, mientras el se culea a todas las monas. Los otros son correteados lejos, donde se corren la paja mirando el placer de su líder. Esta actitud moralista y de aparente injusticia tiene su causa en la importancia que adquiere la sociedad para los seres vivos. Estas actitudes, quizás instintivas, quizás racionales, desembocan en aguas turbias de sinrazón. Generando modelos estructurales erróneos para las mentes, quienes no están ni ahí con las hueas, y finalmente, que importa, si yo logro aparecer de mis escritos como un fantasma que surge de las tinieblas, denso como el humo de piedras ardientes en las pipas de la infamia. Y que tanto, sembrando el terror sobre los campos mentales de los miserables, aquellos que pensaban que en mis letras encontrarían la solución a sus problemas.

Comenta!:

Blogger Fiestoforo dijo...

Por su puesto, era aquella quimérica idea que nos reúnia antaño, por supuesto que podrìamos reinventarla en su estructura etérea...

Los ACTKK los he yo mismo...

9:04 p.m.  
Publicar un comentario

<< Pa la casa!