los escritos dementes

Como no voy a escribir una wea absolutamente demente, contrariado por las instancias en las cuales mi proceso creativo desemboca en las mas paupérrimas estructuras para desubicar a los mas ubicados, chantándole tremendos cuestionamientos en sus aparatos valóricos. Algunos lloraron lagrimas amargas al ver sus preceptos del año de la pichula desvanecerse meramente al momento de chantar los sintagmas en el tapete. Me decía mi maestro zen bogavante que mis escritos eran bobadas, hasta que el mismo comió del pan de la autocrítica, rechazando su ego y matándose a si mismo en sus escritos. Allí yacen muertas aquellas ideas poéticas y metáforas que su reducida mente lograba articular, mas nada que no sea un fantasma depresivo con cara de angustiado sobresale ya de su literatura, estampada ya en el olvido y el no-quiero-leer-esta-mierda de las personas. Juntando palabras como Heidegger, y listo para ser mal interpretado e utilizado por las filosofías nazistas para la exterminación de las diversas lacras subjetivas, presento mis humildes escritos como respuesta a aquello que jamás fue preguntado.

Comenta!:

Anonymous Cuatico el loco dijo...

El amigo caonero está vivo, en su nombre se han escrito monumentos y eregido epitafios...

11:41 p.m.  
Publicar un comentario

<< Pa la casa!