En esta libreta

En esta libreta que me regaló mi compadre Aldo he deseado plantar la mas soberbia de las alucinás de la literatura mundial, solamente colaborando con la destitución de la taxonomía, en pos de un orden cósmico traducido a los más inesperados lenguajes, aquellos que aparecen antes del sema, aquella palabra que surgió de si misma como una promesa, que elevada en voz y nombre se creó a sí misma. Como dije, que si no lo dijera antes no implotaría en reversión de referentes. Aquellos ya no podrían escribir las mismas palabras, nos decían en silencio, lucubrando en sus mentes un mensaje maligno, como si fuese mentira; otra palabra de diversión inconmensurable. Sin boca dijeron mucho más que todos. Mucho más de lo que se ha dicho, y muchísimo más de lo que fue antes pensado. Era aquel ardid delicioso de esta literatura gruesa. Vómitos matutinos develan la voz del todopoderoso, dando saludos a los ídolos, y a las creencias suavizadoras de la realidad. Son ellas las que permiten que la verdad sea contemplada en unos cuantos hechos. “Ahora”- decía el protagonista, “comprendo la fe del hombre” como si aquel pensamiento fuera a esculpir la más gloriosa ejemplificación de lo que es la fe, mas el grito de un gato atropellado en la calle lo distrae de su iluminación.
“Puta la wea!!” dice después, arrepentido. “Se me ha ido el día” lo dice, sin saber bien si quiso decir que se le acababa el tiempo para realizar sus quehaceres o si en realidad se refería a todos los años y semanas que ya se han difuminado de su cara . Botó los lápices y las libretas y comenzó a trabajar.

Comenta!:

Blogger Fiestoforo dijo...

Nos dijeron que la palabra era un reino reservado para otros en otro promontorio, llegamos tarde a la repartija de las plumas celestiales, y Jerónimo, Cicerot, Quevedo y Cervantes, se cagan de la risa sin que nadie se los plante, por que aquellos definieron la línea clara entre lo pre- y lo post-, y nosotros aguardamos con nuestros dedos tecleando planchas de claves, organizando el destino y el mundo con absurdos desentenderes.

8:31 p.m.  
Publicar un comentario

<< Pa la casa!