Galería de Miseria

Quise explicarlo con palabras, y que estas fuesen gruesas, que apartaran el aire que las separaba. Que pesaran sobre la hoja y sobre la conciencia de aquellos conchesumadres que alguna vez nos cagaron. Igual aca ahora, más allá de la circunstancia inmediata, metido en pensamientos oscuros, sobre africanos que alababan la mierda, y bañaban sus cabezas con el chorro de orina de sus vacas flacas, los miro y me dan pena. Me dan ganas de bañarlos en napalm y observar como su sufrimiento le hierve en la piel, a medida que el fuego químico los consume. Porque a ti te consume también.
Quién te crees, cerdo imbecil. Ahí abren los ojos hasta la descuencación. La barrera ha sido cruzada. Luego se remonta en violencia, con rajás de paño y weas. Pero después sólo quedará el sabor lúgubre de la sangre, ese aroma que enloquece a las bestias. Podía ver a través de sus caras estáticas, como fotos pop, colgadas a través del corredor de los éxitos. Un walk de la fama infame. Colgada al lado del momento en que la niña botó a la abuela, y la empujó hacia afuera de la mesa. La abuela se sacó la cresta, y no pudiste siquiera mover un brazo para evitar el trágico desenlace. Estabas volado como pico. Perdido entre las miradas con tus atolondrados brosters, quienes trataban esforzadamente de contener sus risas. O quizás quieras colgarla al lado de momentos gloriosos, como cuando te llenabas los bolsillos con el dinero de las arcas. Fuera de la auscultación de los arcanos, y mediante sucias triquiñuelas contables sacabas aquel porcentaje salvador, con el cual beberás y fumaras como con plata propia. Quizás a ti también deban bañarte en napalm.

Comenta!:

Blogger Fiestoforo dijo...

Qué bueno es escribir cuando el paño inmundo de este tejido miserable se llena de suciedades literatas!
Adelante compañero que la lucha es sin cuartel y donde la lucha es mucha la ducha es trucha!

9:57 a.m.  
Publicar un comentario

<< Pa la casa!