El último pan con palta

Me disponía a preparar el último pan con palta de la temporada. Allí sobre el frío, se encontraban las dos frutas como negras gónadas, dispuestas a entregarme su verdoso contenido. Más mayúscula fue mi sorpresa al enterarme que su corazón era duro e impenetrable como la compasión de un Dictador frente a la lista de pro-indultados.

Allí recordé la frase del idioma miserable que uttereábamos con mi compadre cada vez que el aciago destino nos tendía una de sus trampas:

[weón palta no é] : [Miserable é].

A diferencia de las leyes de murphy que establecen que si algo malo puede ocurrir con seguridad ocurrirá, la wea miserable no postula axiomas baratos que se puedan recolectar en listados de dudosa comicidad. Es ingenio de la hueá miserable advertir que no hay ley posible ni recurrente paradigma en las vicisitudes que acaecen sobre nuestras cabezas vencidas, sino un devenir absurdo y caótico de deseos truncados.

Etiquetas:

Comenta!:

Blogger Translaughter dijo...

Wena Actualización y remembramza de la percepción del fenómeno miserable.
Felicitaciones, el pan con palta de hoy tendrá un sabor distinto, así como la mierda que nos hace tragar los medios. Saludz

10:16 a.m.  
Blogger Fiestoforo dijo...

Que wena, pero hay gente que se está dando cuenta de la manipulación de los medios, com por ejemplo la vieja ordinaria de youtube. Salud!

11:39 a.m.  
Publicar un comentario

<< Pa la casa!