Desde San Pedro parte III: La noche

Como en todo desierto, la verdadera vida comienza de noche en San Pedro, lo cual nos lleva a encontrar múltiples paradojas en varios aspectos.

Primero es necesario definir los elementos del carrete, los cuales se pueden reducir a unos cuantos: Música, copete, mandanga, marihuana, otras drogas y sexo. Comencemos nuestro análisis a partir de la música.

Hay muchos restaurantes en San Pedro, y la mayoría de ellos se adhieren a la tendencia turística de la zona. Por lo tanto la música preferida es el folklore andino, cuyos exponentes poseen un sitio privilegiado en los locales donde se les requiere sus servicios. Estos músicos son gente de la zona, o avenidos de muchos lugares. Todos muy hippies y folklórico, que lucen sus zampoñas y bombos con el orgullo de una labor pacífica, excepto en el momento que aparecen músicos de otros lugares que osen lucrar de sus lugares ganados después de muchas tocatas. En ese caso, el pacifismo y el flower power se van a la cresta, y nuestros amables hippies se convierten en matones dispuestos a rajarle el paño a los foraneos a la salida del restaurant.

El copete también produce paradojas notables. Es bien sabida la relación simbiótica que existe entre el copete y el turismo, y sin embargo la mayoría de los locales no tienen patente de bar. Casi todos solo cuentan con patente de restaurant, lo que les impide vender alcohol a menos que los clientes además consuman comida junto a sus tragos. por lo tanto, si uno pide solo tragos, algunos locales insistirán al visitante a comprar comida además, y en otros se les dejará en la mesa un par de quesos, papas y aceitunas con el fin de pretender que las personas están consumiendo alimentos en caso que se aparezca la fuerza policial. la hipocresía es status quo en este pueblo.

Las drogas también estan disponibles en San Pedro. Curiosamente, la mandanga es mucho más popular y accesible que la hierba, y hay momentos de la noche en que uno siente que todos están duros. Sus caras deformadas y sus monólogos grupales dan cuenta de ello. La gente habla mucho, pero muy pocos son en realidad los que escuchan. debido a la cercanía de bolivia, la mandanga acá es de una gran pureza y según los entendidos, la mejor del mundo al mejor precio. En cuanto a la hierba, la más común es la prensada de bolivia, tambien conocida como "bolita" la cual deja volado por una hora aproximadamente y después uno queda tan normal como un pimiento. También hay que estimar un tiempo para sacarle todas las semillas, lo que en general te deja con la mitad del paquete que compraste.

El carrete también posee sus fórmulas. Los lugares más concurridos son La Casona, el Grado 6 y el restaurante Quitor. Cada noche tiene su onda. Por ejemplo, los fines de semana son del folklore, y los grupos antes mencionados son las estrellas. La gente baila Saya y Tincu, que son los ritmos más tradicionales de la zona. También es posible terciarse con algunas fiestas electrónicas dentro de los locales, lo que da cuenta de las paradojas de San Pedro. Un local de adobe, con fogatas y barro y música electrónica estridente.

Por orden municipal, todos los locales cierran a las 2 de la mañana. Pero esto no es impedimento para que termine el carrete, ya que existen muchas fiestas clandestinas que esperan el final del carrete oficial para lanzarse. Para ir a estas fiestas solo basta seguir a la multitud de gente que sale de los locales. Uno comienza a caminar con la muchedumbre hacia lugares alejados del pueblo. Las luces se acaban, y la gente camina en la oscuridad. Después de una larga caminata, algunos centinelas en bicicleta con linternas que colocan en sus cabezas comienzan a guiar a las personas a la fiesta. En este lugar generalmente hay una fogata, un dj con musica, parlantes y luces, y la fiesta se extiende hasta la madrugada. Es un buen negocio. Algunos cobran entrada y venden copete adentro.

Algo así es la noche en San Pedro. Llena de cinismos, paradojas, coca y otras cosas. No se pierda los próximos capitulos sobre otros lares de este confín.

Etiquetas:

Comenta!:

Blogger Fiestoforo_2 dijo...

Excelente crónica de la vida nortina. Dele compare que estamos hambrientos del dato y la información de primera piel...

8:58 a.m.  
Publicar un comentario

<< Pa la casa!